Página Principal ...
 

* * ¡¡NUEVO!! * *Suscribete a John´s HOT TIPS NEWSLETTER  y recibe utiles consejos y sugerencias... es GRATIS!!Visita a estos Trainers Londinenses...El Sitio Oficial de JOHN LA VALLE...Adquiere libros, tapes, CD´s y  mucho más sobre PNL y DHE ...El sitio de Gabriel Guerrero, Trainer certificado por el Dr. Richard Bandler y The Society of NLP ...Excelente sitio Inglés sobre PNL...El Sitio Oficial del Dr. RICHARD BANDLER...

Brain News

LA RELIGION Y EL CEREBRO

EN EL NUEVO CAMPO DE LA "NEUROTEOLOGIA", LOS CIENTIFICOS BUSCAN LA BASE BIOLOGICA DE LA ESPIRITUALIDAD. ¿ESTÁ DIOS SOLO EN NUESTRA CABEZA? (Publicado en Newsweek, mayo 14, 2001)

Fue una mañana de domingo en marzo. Hace 19 años, mientras el Dr. James Austin esperaba su tren en Londres, observaba un panorama nada fuera de lo ordinario: la sucia estación subterránea, los sombríos edificios y un pálido cielo gris. El neurologo reflexionaba, algo ausente, sobre el anuncio de Budismo Zen frente a él.

Y entonces, repentinamente, Austin experimentó una sensación de iluminación como nunca antes le había sucedido. Su sentido de existencia individual, de apartamiento del mundo físico a su alrededor, se evaporó como rocío matutino en un brillante amanecer. Él miraba las cosas "como realmente son", recuerda. El sentido de "Yo, mío" desapareció. "El tiempo no estaba presente", afirma. "Tuve una sensación de eternidad. Mis viejos anhelos, odios, mi miedo a la muerte y toda sensación de individualidad desapareció. Yo había sido agraciado con una comprensión absoluta de la naturaleza ultima de las cosas".

Llámese experiencia mística, un momento espiritual, hasta una epifanía religiosa, sin embargo para Austin no fue nada de lo anterior. Lejos de interpretar su instante de gracia como prueba de algo mas allá de la comprensión de nuestros sentidos, mucho menos como prueba de una deidad, Austin lo consideró como 'una prueba de la existencia del cerebro'. Como neurologo, él acepta que todo lo que vemos, escuchamos, sentimos y pensamos es mediado o creado por el cerebro. Sin embargo, esta experiencia en la estación subterránea lo inspiró a explorar los cimientos neurológicos de las experiencias místicas y religiosas. A fin de experimentar aquel momento de ausencia de miedos y consciencia de si mismo, algunos circuitos cerebrales debían ser interrumpidos. ¿Pero cuales?, Austin reflexionaba. La actividad de la amígdala, la cual monitorea el ambiente buscando amenazas y registra el miedo, debía desconectarse y dejar de funcionar. Los circuitos ubicados en el lóbulo parietal, el cual nos orienta en el espacio y marca la fina distinción entre nuestra individualidad y el resto del mundo, debía de reducir su actividad. Los circuitos del lóbulo parietal y temporal, los cuales nos permiten experimentar el transcurso del tiempo y generan la auto-consciencia, debían desconectarse. Cuando esto sucede, Austin concluye en un reciente reporte, "lo que nosotros llamamos nuestras 'funciones superiores' de individualidad, parecen disolverse o ser eliminadas de la consciencia. Cuando Austin publicó sus teorías en 1998, en un libro de 844 páginas, 'El Zen y el Cerebro' (Zen and the Brain), no fue publicado por alguna excéntrica asociación de New Age, sino por MIT Press.

Siguiente
Siguiente...